¿Miedo a quedarte en blanco?

¿Te resulta difícil mantener la atención y la concentración cuando hablas en público? Si estás nervioso o te da miedo, es normal que te cueste. Pero no te preocupes, porque este problema tiene solución. La atención y la concentración pueden entrenarse y mejorar con práctica. Sólo necesitas proponértelo y dedicarle unos minutos al día.
¿Y cómo se hace esto? te preguntarás. Fácil. Entrenando tu capacidad de observación a través de tus 5 sentidos. Gracias al oido, la vista, el gusto, el tacto y el olfato conseguirás estar presente y mantener tu foco de atención.  Cuando prestas atención a tus sentidos estos te re-conectan con la información y la sabiduría de tu cuerpo, “reduciendo el ruido” que te rodea y haciendo más audibles los mensajes que tu voz interior te envía.

Y cuando hablo de voz interior, no me refiero al caos de tus pensamientos diarios, sino a la voz que te habla de tu verdadero yo, de tus valores, tus emociones, lo que necesitas o deseas hacer. Y para escuchar a tu voz interior, es necesario practicar el silencio, desconectar del mundo que te rodea y observar el conjunto de tu cuerpo.

Vamos por partes.
• Lo primero de todo es parar. Tomar unos minutos, detenerte, hacer las cosas con más calma.
• Vivimos a un ritmo frenético. Somos capaces de hacer 4 tareas al mismo tiempo para poder llegar a todo y ser productivos. Pero este ritmo al que hacemos las cosas no nos permite prestar atención a nuestra actividad durante varios minutos seguidos, y mucho menos estar concentrados en ella.
• Además, vivimos rodeados de ruido. Ruido externo y rudo interno. El ruido que nos rodea y el ruido de nuestra propia mente.
• La falta de silencio nos ha dificultado nuestra capacidad de escucha y con ello la capacidad de atender y concentrarnos.
• Parar es necesario para poder observar nuestros sentidos y escuchar a nuestro cuerpo. Cuando paramos a observar a nuestros sentidos nuestra atención se enfoca en algo concreto y se desarrolla. Crece.
• Al desarrollar la capacidad de atención mejoramos nuestros niveles de concentración.
• Cuantos más sentidos utilicemos en la actividad que realizamos mayor será la concentración que consigamos.
• La concentración nos retiene en el aquí y en el ahora. Nos mantiene en el presente. Gracias a ello conseguimos no distraernos de la actividad que estamos llevando a cabo con estímulos internos y externos irrelevantes.
• Esos estímulos externos y no significativos pueden incluir manifestaciones de los espectadores como por ejemplo, mirar el móvil, cuchichear, estar pendiente del reloj etc.
• Los estímulos internos en cambio, hacen referencia a ese monólogo interno y frecuentemente negativo de nuestra mente: “que mal me van a salir”, “que opinarán de mi al verme “, ” lo rápido que me late el corazón”, etc.

En definitiva, entrenar la capacidad de observación a través de tus sentidos te ayudará mantener el foco de atención y concentración en el escenario para que no te distraigas con estímulos que no tienen importancia. No olvides nunca que un orador concentrado se traduce en un público concentrado.

De momento te dejo este primer ejercicio para que vayas practicando. Puede parecer muy sencillo, tanto que ni siquiera lo pongas en práctica. Pero te aseguro que los resultados que puedes obtener con él a base de practica merecen la pena.

Desarrollo:

Sentado en una silla, con la espalda bien recta y alejada del respaldo, con los ojos cerrados, realiza tres respiraciones diafragmáticas profundas.

Lo único que tienes que hacer es preguntar a tus 5 sentidos, para tus adentros, “de qué me doy cuenta”. Y en voz alta vas nombrando toda esa información que te llega de tus 5 sentidos.

Ej: 

¿De qué me doy cuenta?  

Me doy cuenta de que tengo la boca seca.

¿De qué me doy cuenta?

Me doy cuenta que mi respiración está más relajada.

¿De qué me doy cuenta?

Me doy cuenta del sonido de mi reloj.

¿De qué me doy cuenta?

Me doy cuenta de que la ventana de mi habitación está abierta.

 

Ponlo en práctica y cuéntame qué tal te funciona.





Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *