Mi experiencia ante la cámara

Hablar en público da miedo a mucha gente. Hablar a la cámara no iba a ser diferente. Es cierto, que hablar a cámara tiene unas ventas que no tiene hablar en público, ya que puedes repetir la toma, cortar, pegar y editar a tu gusto.

Sin embargo, una vez cuelgues el video en la red quedará ahí para siempre. Tanto si está bien como si está mal, tu actuación, buena o mala, quedará visible para la posteridad y será de dominio público.

Sé la responsabilidad que se siente al colgar un video en internet. Yo también he pasado por ese miedo, ese respeto o esa vergüenza de grabar un video y no saber si será lo suficientemente bueno para mostrarlo o si por lo contrario estaré haciendo el ridículo delante de todo el mundo. 

“Pero si tú eres actriz. Tienes que estar acostumbrada” me han dicho muchas veces.

Cierto. Me encanta, me apasiona actuar ante la cámara. Pero hasta hace bien poco, cada vez que me colocaba delante de una era como personaje, no como Mireia. Al representar a un personaje, no era mi opinión la que daba, ni siquiera utilizaba mis propias palabras y en muchos casos ni siquiera utilizaba mi propia voz. Y por supuesto, nunca miraba a cámara, ya que los actores debemos actuar como si la cámara no nos estuviese grabando.

Hace tres años, me embarque en la aventura de poner en marcha mi propia empresa; “Lavidaespuroteatro” donde ayudo vencer el miedo a hablar en público y mejorar las habilidades comunicativas de mis clientes. ¿Por qué me decidí a hacerlo? Porque yo, como niña tímida que era, había superado ese reto y sabía exactamente cómo hacerlo.

Sí. Efectivamente. Yo también he pasado por esos nervios que no te dejan ni respirar. Esa inseguridad que te dice que salgas corriendo y esa incomodidad que te bloquea cada músculo de tu cuerpo. ¿Que por qué me exponía delante de todo el mundo si nadie me obligaba y los nervios me demoraban por dentro? Porque la satisfacción de contar una historia, de meterme en la piel de un personaje o sentir la energía del público mientras me miraba y escuchaba atentamente lo que yo tuviese que decir era mucho más gratificante que el miedo que me daba equivocarme o meter la pata delante de decenas de personas.

¿Qué ocurrió al poco tiempo de comenzar mi andadura empresarial? Que quienes preguntaban por mis servicios daban por hecho que yo era una magnífica oradora, ya que relacionaban mi producto con la oratoria. ¿Qué hice yo? Ponerme a escribir y formarme. Así como a dar mis primeras charlas. 

¿Qué ocurrió después? que quienes me seguían en redes sociales esperaban ver hablando a cámara a Quin les iba a ayudar a vencer el miedo a hablar en público. Así que me puse a grabar mis primeros videos.

Los primeros fueron un auténtico desastre. Cada vez que veo un video antiguo me horrorizo. Me llevaba mucho tiempo grabar unos pocos segundos que merecieran más o menos la pena. Me sacaba fallos por todos lados, estaba tensa y nada natural. Me preparaba el texto de tal forma que se veía forzado y aburrido. 

Al igual que me pasaba con mis primeros videos como actriz, en los videos que comencé grabando para las redes sociales de Lavidaespuroteatro mi mayor preocupación era salir bien, verme bonita y cuidar mi marca personal, ya que me importaba mucho la opinión que los demás tuvieran de mi. Con el tiempo me di cuenta que eso era una tontería. Lo importante nuera si yo estaba maquillada o no o si estaba más o menos presentable, lo importante era aportar valor en mis videos para redes sociales, mostrarme natural y cercana a mi público y disfrutar de cada intervención.

A partir de ese momento todo ha ido mucho mejor.  Lo más importante para encontrar tu propia comodidad y seguridad hablando en público o hablando a cámara, es que pruebes. Eso para empezar. Después que trates de ser tú mismo. Con el tiempo te irás sintiendo más seguro o más segura de ti mismo. 

Ahora además, hay unos filtros estupendos en todos los teléfonos móviles por si un día no te ves del todo favorecido. Yo los utilizo de vez en cuando y me veo fenomenal.  Así que ya no hay excusas que valgan. ¡¡Ánimo y a grabar!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.