Lenguaje emocional para enamorar a tu público

La comunicación emocional es el arte de generar sentimientos y emociones con nuestras palabras.

Tenemos la costumbre de hablar mucho y decir poco. Por eso, la comunicación más eficaz y la que más tiempo perdura en la memoria del público es aquella que nos hace sentir, imaginar o soñar.

La comunicación es emoción. Siempre. Y tu principal objetivo como orador es conectar con tu público. ¿Cómo hacerlo?

• Primero debes tener clara la emoción que deseas transmitir.

• Conseguir que el auditorio empatice con tu discurso.

• Y saber cual es la intención de tu mensaje.

Pregúntate:

• ¿Qué quiero conseguir cuando hablo?

• ¿Qué reacción busco provocar en mi interlocutor?

• ¿Qué intención tengo con lo que digo?

• ¿Cuál es la emoción que persigo?

Cada vez que te diriges a alguien buscas obtener una reacción con tu mensaje. Tienes una intención clara con respecto a tu interlocutor.

Puede que quieras convencerlo de algo, conseguir que actúe de una manera determinada, que reflexione, que se enfade, que imagine, que se ilusione, que se sienta culpable, afortunado….

Siempre tenemos la intención de afectar de una u otra manera a la persona con la que hablamos. Y para lograr dar en la diana y alcanzar nuestro objetivo (conseguir que la otra persona actúe como yo quiero) es necesario construir una comunicación veraz y persuasiva.

Las emociones convencen de una manera irracional pero muy efectiva.

Si eres capaz de hacer que tu público llegue a sentir la parte emocional de tu discurso habrás recorrido gran parte del camino. Los mensajes se olvidaban rápidamente, pero las sensaciones que generan permanecen durante mucho más tiempo.

Las emociones además, son muy contagiosas. Utiliza en tu discurso hechos que conmuevan al público y experiencias reales que sirvan como metáfora a lo que quieres comunicar. Utiliza en tu discurso aquellas emociones que quieras contagiar con verbos como ilusionar, amar, odiar, temer, envidiar, preocupar, excitar, etc.

Estos son algunos de los beneficios de la comunicación emocional:

• Permite comunicarte de una forma más creativa, atractiva y seductora.

• Te ayuda a ser más empático y asertivo y a comunicar de un modo más eficiente.

• Permite que el mensaje dure más tiempo en la memoria.

• Te ayuda a motivar y generar movimiento en tu público.

• Es una comunicación con un alto poder de persuasión.

• Transmite inteligencia y dominio del lenguaje. También puede transmitir alta autoestima.

• Comunica rasgos de tu personalidad y percepciones sobre tu forma de ver la vida haciendo que tu interlocutor empatice más contigo (siente que te conoce más).

• Consigue que tu público se abra y se sinceré contigo.

¿Pero cómo emocionar al público y saber qué emoción queremos trasladar si estamos desconectados de nuestro mundo emocional?

La sociedad actual deja poco espacio a lo humano. Incluso los sentimientos y las emociones se viven como un obstáculo al buen funcionamiento de la vida.

Cada vez prestamos menos atención a nuestra voz interior y a nuestras emociones. Las tapamos porque molestan. Nos da miedo ponernos en contacto con ellas y correr el peligro de emocionarnos.

Sin embargo, las emociones no dejan de ser información. Información vital y adaptativa que nos indica aquello que nos hace sentir bien, lo que nos da miedo, etc.

Pero, ¿qué ocurre con nuestro mundo emocional? ¿Por qué tratamos de reprimirlo o controlarlo?

En nuestra cultura se da prioridad a los aspectos mentales y racionales.

Nos hemos acostumbrados a silenciar nuestras emociones y sentimientos hasta tal punto que en ocasiones nos resultan difíciles de identificar. Nos hemos desconectado de nuestro mundo emocional.

Cuando alguien nos pregunta cómo estamos o cómo nos sentimos, la respuesta habitual no suele pasar de un “bien” o un “mal”. Es decir, no sabemos lo que sentimos, y tampoco expresarlo en palabras.

En lugar de tratar de reprimir y controlar tus emociones conviene aprender a gestionarlas. Y para ello el primer paso es vivirlas, sentir cómo te afectan, notar todo su potencial. Sólo así podrás saber el mensaje que te quieren comunicar. Además, conocer tus emociones te ayudará en tu auto conocimiento y desarrollará tu inteligencia emocional.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *