El poder de tus palabras

 

Entre lo que pienso,

lo que quiero decir,

lo que creo decir,

lo que digo,

lo que quieres oír,

lo que oyes,

lo que crees entender,

lo que quieres entender

y lo que entiendes,

existen nueve posibilidades de no entenderse.

Anónimo

 

Las palabras son instrumentos poderosos de comunicación. 

Porque… ¿ qué tenían en común Hiltler y Mandela o Napoleón y Gandhi?

Que todos ellos eran maestros en el arte de hablar en público, capaces de  convertir sus palabras en fogonazos, que hacía que quienes los escuchaban los siguieran al fin del mundo.

Tan sólo el 7% de nuestra comunicación es verbal. Pero ese pequeño porcentaje marca la diferencia entre lideres y seguidores. Entre una masa susceptible a las palabras y los transformadores; aquellos que lideran, reestructuran y, a veces incluso, destrozan a la sociedad.

Sin embargo, para que las palabras cumplan un propósito específico, es necesario escogerlas con cuidado.

Tómate tu tiempo. Ten en cuenta que las palabras tienen connotaciones diferentes, tienen una textura, una temperatura, una imagen visual y una emoción, que puede ser positiva o negativa.

Cada palabra tiene su propia sonoridad, su historia y su origen. También generan sensaciones y llegan a transmitir incluso olores y sabores.

Existen palabras con doble sentido o palabras que pueden ser apropiadas en una ocasión, pero que quizá tengan un efecto negativo en otras circunstancias.

Cada palabra tiene su propia identidad.

No es lo mismo decir:

  • Un desconocido sobresalto a la joven.
  • La chica se asustó al ver a un desconocido.
  • Un estremecedor escalofrío recorrió el cuerpo de la universitaria al ser sorprendida por un desconocido.  

Estas tres frases vienen a contar el mismo hecho con connotaciones, emociones e imágenes muy distintas. Encontrar los términos adecuados para lo que deseas trasladar es importante y supone un esfuerzo. No escatimes en tiempo.

Te recomiendo que utilices:

  • Vocabulario fácil de entender. 
  • Palabras sencillas y bien escogidas para comunicar las ideas con más fuerza. 
  • Oraciones cortas y las expresiones simples que resulten más fáciles de entender. 
  • Vocabulario variado y preciso. No utilices siempre las mismas expresiones para todo tipo de situaciones. 

Y por supuesto habla de manera gramaticalmente correcta. 

Tus palabras son tu imagen, cuídalas. 

Expresarte correctamente es muy importante. Tu modo de hablar es tu primera tarjeta de presentación y sirve para dar una impresión de cómo te comportas en público. Dicen que las primeras 10 palabras de tu presentación son tan importantes como las 10.000 siguientes. No desperdicies tu oportunidad de causar una buena primera impresión.

Aprender a escribir

Una oración no debe tener palabras innecesarias, ni un párrafo frases de más, por el mismo motivo que un cuadro no debe tener trazos innecesarias, ni una máquina piezas de más. Esto no quiere decir que tengas que redactar frases cortas en todo momento o que  evites dar detalles , sino que cada una de las palabras que utilices tenga su razón de ser.

Te recomiendo:

  • Palabras cortas, mejor que largas. Las palabras cortas suelen ser palabras vivas y populares.
  • Palabras sencillas. Son las más conocidas.
  • Frases sencillas, mejor que complicadas. Decir una cosa por frase.
  • Frases cortas. Captar la atención de la audiencia no es fácil. No pierdas el tiempo. 
  • Palabras exactas. Expresa justamente lo que deseas.
  • El tono adecuado para expresar la idea que se pretende comunicar.

 

Y por supuesto, recuerda que si quieres aprender a escribir de manera profesional, deberás dedicar un importante número de horas a la semana a la lectura.

 

*Lo habitual cuando se empieza a escribir es no saber por donde empezar. Así que te voy a echar una mano. En este enlace puedes descargar material de trabajo de manera gratuita. Te recomiendo la Plantilla Redacción de Guión y la Checklist Discurso Persuasivo.

Recursos Gratuitos



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.